Según el modo de instalación de la caja fuerte las podemos segmentar en dos grandes bloques:

  1. Cajas fuertes empotrables
  2. Cajas fuertes de sobreponer

cajas fuertes valencia

#1. Empotrables

Son modelos, que se empotran en la pared o en el suelo y requieren una pequeña obra. A cambio, son más seguros, de ahí que constituyan la mejor opción para proteger objetos y documentos valiosos. Para empotrarla en el suelo es aconsejable elegir un modelo específico para ello. Se pueden instalar en el interior de las paredes y muros, e incluso en el suelo de un edificio, por ello hay gran variedad de modelos capaces de adaptarse a cualquier espacio.

Las cajas fuertes empotrables poseen un cuerpo formado por paredes de un grosor variable, aunque suele ser menor que el de las cajas de sobreponer porque ya va protegida por el muro. Lo fundamental en estas cajas es la puerta y el marco, que queda expuesto, igual que la puerta, a cualquier tipo de agresión.

Los tipos de cerraduras más comunes de las cajas de empotrar son los mecanismos que se accionan mediante llaves, combinaciones mecánicas, combinaciones electrónicas o mezclad d ellos.

Además, de las cajas de empotrar más habituales, hay otros tipos como la camufladas, que pasan desapercibidas  al tener el aspecto exterior propio de objetos tan normales como una toma de teléfono o un enchufe. Hay otras cajas que se pueden ocultar bajo suelos de distintos materiales o muebles.

#2. Sobreponer

No precisan obra, basta con atornillarlas a la superficie. Son el grupo más común de cajas de seguridad. Son cofres, más o menos pesados, que simplemente se colocan sobre una superficie sin necesidad de instalación. Están concebidas para albergar objetos de valor, documentos importantes, dinero, etc., pero son muy poco discretas, ya que se suelen colocar sobre una mesa o un estante. Para dar un poco más de seguridad, se suelen anclar con un dispositivo de fijación o con tornillos, bien por su base, bien por su parte posterior.

Artículos recomendados:

Aspectos a tener en cuenta

Para elegir una caja fuerte debemos tener en cuenta distintos aspectos, entre ellos el lugar dónde la instalaremos, el tamaño de los objetos a preservar y el nivel de seguridad de la caja. Vamos a explicar algunos aspectos importantes que debes observar antes de decidirte a comprar una caja fuerte.

Dónde se va a colocar la caja de seguridad: la ubicación que hayamos pensado para la caja fuerte nos obligará a elegir entre un modelo de superficie, uno empotrable bien de pared, bien de suelo.

Objetos que se van a guardar en ella: Tenemos que tener en cuenta el objeto que vamos a proteger para elegir un tamaño y un formato adecuado: documentos, joyas, dinero en efectivo…Si se van a guardar objetos como documentos o dinero conviene elegir un modelo que garantice protección contra el fuego y el agua.

Seguridad: las exigencias de seguridad hacen que tengamos que tener en cuenta el modo de instalación, sistema de cierre y tipo de marco y puerta de la caja de seguridad. Las empotrables son más seguras frente a las sobrepuestas; la puerta cortada a láser dificulta el apalancamiento, y a mayor número de bulones y más grosor más seguridad.

Siempre estamos disponibles en nuestros servicios de cerrajería.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR